Los 3 cerditos y el de la coleta

Éranse una vez 3 cerditos.

Los 3 cerditos vivían protegidos en pequeñas casas de ladrillos, que no acabarían de pagar hasta dentro de 40 años, pero les parecía algo normal y aceptable.

Se acercaban las elecciones, y empezaron a escucharse discursos de los candidatos a presidente. 3 de ellos eran lobos, y el otro era un cerdito con coleta.

El primer lobo dijo:
– Si no me votáis a mí, el lobo de la coleta os quitará las casas y os comerá.

Este primer lobo era ya conocido por tirar piedras a las casas de los cerditos. Había roto algunos ladrillos, y si le permitían continuar acabaría destruyendo sus paredes.

El segundo lobo dijo:
– No votéis al primer lobo, votadme a mí, el lobo del cambio. O sino, el lobo de la coleta os quitará las casas y os comerá.

Este otro lobo había ayudado al primero a tirar piedras a las casas de los cerditos, y casi nadie dudaba que su objetivo era continuar el trabajo del anterior.

Poco después apareció el tercer lobo:
– Los dos primeros lobos son malos. Yo prometo ponerme de acuerdo con los dos primeros lobos para evitar que el lobo de la coleta os quite las casas y os coma.

El lobo más joven no ha tirado piedras a las casas de los cerditos y no parece querer hacerlo, pero a los cerditos les resulta extraño que quiera ayudar a los otros lobos.

Y al final apareció el cerdito con coleta:
– Propongo poner más ladrillos en vuestras casas para evitar que os coman los lobos.

Este cerdito era desconocido, pero prometía cosas interesantes… y no tardó en recibir críticas de los lobos:
– ¡Eso es imposible, no se puede hacer!
– ¡Cuidado, ha recibido dinero de otros lobos!
– ¡No os fiéis de él, es un lobo disfrazado de cerdito!

Los cerditos tenían una tradición de obedecer refranes, y uno de ellos era el de “Más vale malo conocido, que bueno por conocer”.

Estaban confusos:
¿Debían confiar en los lobos que ya conocen que tiraron piedras en sus casas?
¿Deberían confiar en el lobo que dice que se va a poner de acuerdo con los dos primeros lobos?
¿O deberían confiar en el cerdito de la coleta, que podría ser un lobo disfrazado, que promete ayudar a proteger sus casas?

En unos días sabremos cómo acaba.

Publicado en