Estrés puro y duro

Un cliente nos pidió un ordenador en marzo para una oficina. Para asesorarle mejor le preguntamos sus requisitos, y lo dijo tal que así: “word, excel, algunos mails, escaneo e imprimo”. Le preparamos un buen equipo actualizado, con un SSD para que trabaje bien rápido, un disco duro de 500GB para copias de seguridad y almacén, Windows 7 y Office 2010 (Word+Excel+PPoint+OneNote)

Al día siguiente se lo fui a montar a su oficina y también a instalar dos impresoras. Le cobrábamos una hora de mano de obra por todo ello.

El problema es cuando te encuentas que “instalar dos impresoras” se vuelve en:
– Instálame dos impresoras del año de la picor que no están soportadas oficialmente ni por Windows Vista, y la empresa de una de ellas ya no existe
– Instálame un escáner en red, que funciona sin ningún estándar (ni TWAIN, ni SMB, ni hostias) de una empresa que ya no existe
– Cópiame todos los documentos del equipo viejo al nuevo
– Mígrame del equipo viejo al nuevo programas y bases de datos de varios programas: ContaPlus, BitComu, Frasor, …
– Mígrame el correo del equipo viejo al nuevo (Al final resulta que también utiliza Outlook, así que el paquete de Office 2010 que le vendimos NO le sirve)
– Averigua como funciona el escáner para reconfigurar varios ajustes

La mejor parte de todas es cuando casi todo está hecho salvo el escáner en red, que no era posible encontrar el programa que lo hiciese funcionar en Windows 7. Ya llevaba 7 horas con toda la migración, y en modo turbo como os podéis imaginar. Y como no se podía instalar el escáner en red, TUVE QUE VOLVER A COLOCAR SU EQUIPO VIEJO PARA QUE PUDIERA TRABAJAR Y YA SE ENCARGARÍA ÉL DE LLAMAR AL TÉCNICO DE MANTENIMIENTO DEL ESCÁNER.

¿Qué significa volver a poner su equipo viejo para que pueda trabajar? Que cuando tengamos la solución para el escáner tendremos que volver a migrar todos los datos PORQUE NECESITA TRABAJAR.

Tres días después, tiene el software del escáner para Windows 7 en un CD. Voy. Hago todo el proceso migración de nuevo y voy a instalar el escáner. El software es para XP. 5 horas más perdidas. Revierto migración una vez más.

Una semana después ya viene el técnico del escáner a instalárselo, y me llama a mí para el resto del proceso. Migración, instalación del escáner OK y todo aparentemente listo. ¿Listo? NO. PORQUE, EN ESE MOMENTO, ME ENTERO DE QUE EL MALDITO DESGRACIADO UTILIZA ACROBAT PROFESSIONAL 7 PARA FIRMAR DOCUMENTOS PDF Y NO ES COMPATIBLE CON WINDOWS 7. Me pide que se lo descargue yo por ahí, y me niego. A revertir todo el proceso una vez más.

Finalmente, en mayo, el cliente ya cuenta con un dvd de instalación de Acrobat Professional 9, que no quiero saber de donde salió. Volví a empezar, hice todo el proceso por última vez y funcionó todo perfectamente.

¿Qué hice mal? Intentar contentar demasiado al cliente e intentar defender lo presupuestado (W7,OFFICE 2010) cuando lo ideal sería clonar todo lo que tenía en su equipo viejo al nuevo.

Pero aquí no acaba la historia de terror. Vuelve a empezar.

Hace un mes nos llamó diciendo que le había dado algún problema su equipo. Me conecté en remoto y vi que se había producido un mal apagado, y parecía que se quejaba del disco duro SSD. Le dije que me lo trajera LO ANTES POSIBLE para recuperar la información antes de que fallase del todo. “YO NECESITO TRABAJAR, NO PUEDO HACER ESO”

Nos lo trajo hace ya una semana, el jueves 12/07/12. El equipo no arrancaba y buena parte de los datos era prácticamente inaccesible. Me puse a intentar volcarle toda la información de una copia de seguridad. No pude comprobar si había tenido éxito porque al día siguiente me iba a un evento que acababa el domingo 15/07/12.

Volví el lunes y ya me enteré de que la copia de seguridad más reciente que tenía (junio) estaba bastante dañada, por lo que no podía contar con ella. Estuve el lunes entero intentando recomponer todos los datos de una fuente y de otra: copias de seguridad más antiguas, lo accesible del disco duro dañado, etc… Por intentar ayudar y acelerarlo todo estuve hasta las 1.30 de la mañana y continué al día siguiente, martes, desde las 9.00 am. Lo conseguí recuperar todo, salvo algún fichero corrupto de Windows, por lo que tuve que reinstalar Windows, y por acelerar utilicé XP como base.

A las 15.30 ya le estaba llevando el equipo a su oficina para instalarle las impresoras y demás mandangas. Hasta las 19.00 en configurárselo todo otra vez y dejarlo perfecto. Todo correcto y comprobado. Todo genial. Fin de la historia.

Al día siguiente, miércoles, me llama diciendo que no le funciona el correo. Me conecto en remoto y un par de spyware bloqueándole puertos y mandando mierda. Y menos mal que tiene antivirus, Kaspersky Internet Security. Bien. Genial.

Todas las pilas que recargué el finde anterior pasándomelo genial se han ido a la mierda.
Este caso me ha estresado más que todo el tiempo que llevo trabajando en la empresa en la que estoy junto.

No he mencionado en toda la historia llamadas cada 30 minutos del hombre diciendo que necesita trabajar YA, enfadado, gritando, llorando, riendo de locura, todo.

Mañana me voy a coger vacaciones hasta agosto, sin preaviso ni hostias, y si mi jefe no está de acuerdo, dejo el trabajo.

Si has leído todo esto, muchas gracias por leer mi desestresante post.

Publicado en

2 comentarios


  1. Por eso yo nunca me comprometo tanto con los clientes, empieza todo siendo muy simple como tu dices, pero nunca dicen toda la historia al completo, y poco a poco van saliendo los detalles cuando es demasiado tarde para decir que no xD. Las pocas veces que lo he hecho por querer hacerles el favor te acaban clavando la puñalada y encima con quejas absurdas y problemas cada dos por tres. Y mas cuando son empresas, el nivel del marrón se multiplica por 10 xD. En fin a mi también me ha tocado hoy un buen día de marrones, pero en este curro hay que tomárselo con calma, me rió del dicho “el cliente siempre tiene la razón”. Un saludo de otro técnico informático.

Los comentarios están cerrados.